Traductor / Translate

lunes, 20 de marzo de 2017

La cabina

Con la llegada de los móviles
cada vez se ven menos en nuestras calles,
pero no puedo dejar de acordarme
de aquel fabuloso cortometraje de
Antonio Mercero, con José Luis López Vázquez.

Feliz semana.





17 comentarios:

  1. Era brutal el corto :) Y es verdad que apenas quedan, muchas cosas van cambiando en los paisajes urbanos sin que nos demos cuenta. En esta misma foto, por ejemplo, el adoquinado "no pega" mucho con la cabina. Es una resistente y merecía una foto :)

    Un abrazo. Feliz semana

    ResponderEliminar
  2. mitica película, si. Que angustis dió, tanto como los edificios caidos de tu foto, je, je, je. Buena semana

    ResponderEliminar
  3. Yo también me acuerdo de esa película. Todo un clásico.
    Feliz semana "primo".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Aparte de recordarme también el corto de Mercero, la imagen me parece extraordinária con esta inclinación de la calle que parece no ser la misma que la de la cabina.
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  5. Me acuerdo bien de aquél genial corto; incluso creo que ganó un premio internacional. Como la genialidad de esta foto, con la calle y los edificios inclinados en sentido contrario, y la cabina como único elemento erguido.
    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. Que buena pelicula y que genial tu foto. En Madrid a penas quedan unas pocas de estas cabinas que durante tantos años fueron lugares frecuentados. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Una foto casi de museo.
    El corto, fue y sigue siendo genial, un clásico por supuesto.
    La sensación de inclinación un tanto despótica en relación a la calle, la cabina y los edificios del fondo me resulta un rompecabezas. :)

    ResponderEliminar
  8. La has clavaó, hay películas inolvidables.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Ya apenas quedan y las pocas que quedan sirve para dar testimonio de otra época en la que el único modo de comunicación cuando se viajaba, eran esas cabinas.

    La película era bastante angustiosa.


    Besos

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Después de ver la película me pasé años podiendo el pie en la puerta para evitar que se cerrara, cada vez que tenía que usar una...

    La imagen lleva drectamente al recuerdo de la película, quizá en parte por la falta de gente en la calle

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hay cortos y tomas que perduran. Y esta será una de ellas, toda una historia, ya no quedan.
    El corto fue un punto de inflexión en mi trayectoria, como no recordarla de forma agradable
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Magnífica 'La cabina', tanto el corto como tu imagen ... cierto que quedan pocas, cerca de casa queda una pero de las de columna...años hace que no veo a nadie usarla

    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Has fotografiado toda una reliquia.. Este Abril pasado estuve en España visitando a mi familia y creeme que en la palza de mi pueblo ( Barajas,que ya no es pueblo sino distrito independiente de Madrid,pero los que ya tenemos unos años le seguimos llamando pueblo de Barajas)habìa dos.. Y de esas dos ya no encontrè ninguna.. Y del corto que te voy a decir,que nos marco un antes y un despues a la hora de meternos en una cabina a llamar,mas de uno ponìamos el pie en la puerta,por si las moscas.. Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  14. Muy buena la fotografía y muy bueno en su día el corto de Mercero que. hoy por hoy, hay generaciones que no lo entenderían.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  15. Excelente homenaje a ese objeto que antes era mas que habitual en todas nuestras calles y que ahora efectivamente parece en vias de extincion, en cuanto al corto de Antonio Mercero tengo que decirte que me marcó cuando la vi por primera vez siendo un niño, me impactó muchísimo, un gran trabajo, saludos.

    ResponderEliminar
  16. Madre mia, una cabina!!!
    La fotografia ilustra muy bien el corto, las casas para un lado y la calle de la cabina para otro. Inquietante.
    Muy buena entrada
    Hala!!! me voy a poner a ver el corto, me apetece mucho volover a verlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Mobiliario urbano de un tiempo obsoleto, hasta el punto de que ver hoy en día a alguien hablando desde una cabina es altamente sospechoso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar